De Qué Se Trata El Virus Del Herpes?

virus del herpes

Ten Cuidado con el Virus del Herpes…Cuando llega, lo hace para quedarse!


El herpes simple es una enfermedad producida por virus del herpes de la familia herpesviridae.

Es causado por el virus del herpes simple tipo 1 (VHS-1) y tipo 2 (VHS-2).

La infección con el virus del herpes se clasifica en varios trastornos diferentes en función del lugar donde se produce la infección.

Clasificación


Hay dos tipos de virus del herpes simple:

HSV tipo 1: Afecta generalmente la boca, la garganta, la cara, los ojos y el sistema nervioso central.

VHS-2 tipo 2: Produce principalmente infecciones ano genitales.

Sin embargo, tanto el HSV 1 como el 2 pueden causar infecciones en todas las áreas.

El herpes oral, llamado comúnmente herpes labial, es una infección de la cara o en la boca.

El herpes oral es la forma más común de infección.

El herpes genital, conocido simplemente como herpes, es la segunda forma más común de herpes.

Otros trastornos como el herpes gladiatorum, el herpes ocular, encefalitis herpética, meningitis de Mollaret, herpes neonatal y, probablemente, la parálisis de Bell son causadas también por el virus del herpes simple.

El ciclo del virus del herpes presenta periodos activos de enfermedad (con ampollas que contienen partículas infecciosas del virus) de 2 a 21 días, seguido por un período de remisión.

El herpes genital, sin embargo, a menudo es asintomático, aunque la secreción del virus se puede de producir igual.

Después de la infección inicial, el virus se transporta a lo largo de los nervios sensoriales a los cuerpos de las células nerviosas sensoriales, donde se convierte en latente y reside permanente.

Las causas de la recurrencia son inciertas, aunque algunos posibles desencadenantes han sido identificados, incluidos los medicamentos inmunosupresores.

El virus latente previamente se multiplica generando nuevas partículas del virus en la célula nerviosa y estas son transportadas a lo largo del axón de cada neurona en los terminales nerviosos de la piel, donde son liberadas.

Con el tiempo, los episodios de enfermedad activa, disminuyen su frecuencia y severidad.

El herpes simple se transmite más fácilmente por contacto directo con una lesión o el fluido corporal de un individuo infectado.

La transmisión también puede ocurrir a través del contacto de piel a piel durante períodos de diseminación asintomática.

Los métodos de barrera de protección son los métodos más eficaces para prevenir la transmisión del herpes, aunque se limitan a reducir, más que eliminar el riesgo.

El herpes oral es fácil de diagnosticar si el paciente presenta llagas o úlceras visibles. Las primeras etapas del herpes oral y facial y el herpes genital son más difíciles de diagnosticar, generalmente se requieren pruebas de laboratorio.

A tener en cuenta!
No se ha creado aún una cura para el herpes. Una vez infectado, el virus permanece en el cuerpo toda la vida.

Las infecciones recurrentes (brotes) pueden ocurrir de vez en cuando, especialmente en caso de inmunodeficiencia como el VIH o el cáncer relacionado con la inmunosupresión.

Sin embargo, después de varios años, los brotes se hacen menos severos y más esporádicos, y algunas personas se convierten en asintomáticos y no vuelven a tener brotes, aunque aún pueden contagiar la enfermedad a otras personas.

Los tratamientos con antivirales pueden reducir la replicación viral y aliviar la gravedad de los episodios sintomáticos.

No se debe confundir con los síntomas causados ​​por otros virus de la familia herpesviridae, como el herpes zóster, que es causada por el virus de la varicela zóster (VVZ).

Tratamiento contra el herpes


Hasta hoy no se ha encontrado una vacuna para tratar el herpes, si bien se ha probado en varios pacientes la vacuna contra la varicela y éste en algunos casos ha ayudado a reducir la aparición de nuevos brotes.

Asimismo, la medicina farmacéutica ofrece algunas soluciones para aliviar los síntomas entre las que se encuentran las siguientes:

  • Aciclovir
  • Valaciclovir
  • Famciclovir
  • Trifluridina

Pero hay que aclarar que estos remedios no hacen más que reducir la aparición de brotes, pero no obtienen la eliminación de virus de nuestro cuerpo como lo hacen los antibióticos habituales con otras bacterias.

Si te parece útil esta información, siéntete libre de compartirla con quien creas pueda servirle.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *