Tratamiento Para El Herpes Genital

Descubre la importancia de un adecuado tratamiento para el herpes genital!


El virus del herpes simple es el responsable de una enfermedad infecciosa muy contagiosa llamada herpes genital y si te la contagiaste…es mejor que vayas pensando en un buen tratamiento para el herpes genital.

Hay dos tipos de VHS virus, y ambos pueden causar herpes genital.

El VHS virus tipo 1 con mayor frecuencia infecta los labios causando lesiones conocidas como ampollas de fiebre o herpes labial, pero también puede infectar el área genital y producir súper dolorosas llagas genitales.

El VHS virus tipo 2 es la causa más común de herpes genital, pero también puede infectar la boca durante el sexo oral.

A Tener En Cuenta!
Una persona que tiene infección por herpes genital puede contagiar o transmitir el virus a una persona no infectada durante las relaciones sexuales en el pene, alrededor del orificio anal, y en las nalgas o los muslos.

El herpes genital puede producir llagas genitales (también llamada lesiones) en y alrededor del área vaginal.

En ocasiones, las llagas aparecen también en otras partes del cuerpo donde ha entrado el virus a través de la piel lesionada.

El herpes genital permanece en ciertas células nerviosas del cuerpo de por vida, y puede mostrar sus síntomas de tanto en tanto cuando se dan las condiciones propicias.

No hay manera de curar el herpes definitivamente, sólo puedes prevenirlo o tratar los brotes en caso de que ya lo hayas contraído con un adecuado tratamiento para el herpes genital.

Causas del herpes genital


La principal causa de herpes genital es el haber teniendo relaciones sexuales con alguien que ya se ha contagiado la enfermedad.

Cuando se activa, el virus suele causar llagas visibles en el área genitalampollas genitales

Pero a veces, sin embargo, una persona puede tener un brote y no ampollas genitales visibles. A menudo la gente contrae el herpes genital al tener contacto sexual con otras personas que no saben que están infectadas o que tienen brotes de herpes, sin manifestar llagas genitales.

Una persona con herpes genital también puede infectar a una pareja sexual durante el sexo oral. El vhs virus se contagia, aunque en menor escala, al tocar objetos como una taza de inodoro o bañera de hidromasaje.

Herpes genital Síntomas


Desafortunadamente, la mayoría de las personas que tienen herpes genital no lo saben porque nunca tienen síntomas visibles o porque no reconocen dichos síntomas por desconocimiento.

Los síntomas del herpes genital, pueden ser diferentes en cada persona. Muy a menudo, cuando una persona se infecta con herpes genital por primera vez, los síntomas aparecen dentro de dos a 10 días.
Estos primeros episodios de los síntomas del herpes genital suelen durar dos o tres semanas e incluyen:

  • Picor o sensación de ardor en el área genital o anal.
  • Dolor en las piernas, las nalgas o el área genital.
  • La descarga de líquido de la vagina.
  • Sensación de presión en el abdomen.

Dentro de unos días, las llagas aparecen cerca de donde el virus ha entrado en el cuerpo, como la boca, el pene o la vagina.

También puede ocurrir dentro de la vagina y el cuello uterino en las mujeres, o en el conducto urinario de las mujeres y los hombres.

Pequeñas protuberancias de color rojo aparecen en primer lugar, para luego convertirse en llagas genitales y finalmente se vuelven dolorosas úlceras abiertas.

Durante varios días, las úlceras forman costra y sanan sin dejar cicatriz. Algunos síntomas del herpes genital asociados al el primer episodio son:

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Dolores musculares
  • Dolor o dificultad al orinar
  • Flujo vaginal
  • Glándulas inflamadas en el área de la ingle.

Brotes de Herpes genital


Si has sido infectado por el VHS 1 o VHS 2, es probable que tengas los síntomas del herpes genital o brotes de herpes genital de vez en cuando.
Tras el tratamiento para el herpes genital, el virus entrará en estado de latencia, escondiéndose en los nervios al final de la espina dorsal donde permanecerá por un tiempo.

Incluso después de que las llagas se han ido, el virus permanece dentro de las células nerviosas en un estado tranquilo y escondido, lo que significa que estará inactivo por algún tiempo.

En la mayoría de las personas, el virus puede activarse varias veces al año. Esto se llama recurrencia.

Pero los científicos aún no saben a ciencia cierta por qué sucede esto. Cuando se activa de nuevo, viaja a travez de los nervios en la piel, donde mostrará nuevamente sus síntomas cerca del lugar donde la infección ocurrió por primera vez.

A veces, el virus puede llegar a activarse nuevamente, pero sin causar un brote de herpes genital visible.

En estas ocasiones, pequeñas cantidades del virus se desplazan al sitio de la infección en primer lugar, como los fluidos de la boca, el pene o la vagina, produciendo úlceras apenas perceptibles.

En estos casos puede que no te des cuenta, ya que a menudo no causan ningún dolor o molestia. Y esto es muy peligroso ya que podrías no ser consciente de la excreción e infectar a tu pareja sexual durante ese tiempo.

Después de que ocurre el primer brote de herpes genital, los que tengan lugar en el futuro suelen ser más leves y sólo duran alrededor de una semana.

Además, si realizas un adecuado tratamiento para el herpes genital, esto ayudará a que la recurrencia de los brotes sea más distanciadas y leves.

Una persona infectada puede saber que un brote de herpes genital está a punto de suceder cuando empieza a sentir una sensación de hormigueo o picor en el área genital, o dolor en las nalgas o la pierna.

Para algunas personas, estos primeros síntomas del herpes genital puede ser la parte más dolorosa y molesta de un episodio.

A veces, sólo la sensación de hormigueo y picor están presentes pero sin desarrollar ampollas genitales, por lo que en esta situación, no es necesario realizar un tratamiento para el herpes genital.

En otras ocasiones, aparecen ampollas genitales que pueden ser muy pequeñas y apenas perceptible, para luego convertirse en llagas abiertas que forman una costra y luego desaparecen.

La frecuencia y severidad de los episodios recurrentes varían mucho. Mientras que algunas personas tienen uno o dos brotes de herpes genital sólo a la vida, otros pueden tener varios brotes de herpes genital al año.

El número y el patrón de la repetición de brotes a menudo cambian en el tiempo para una persona.

Los científicos no saben exactamente qué provoca que el virus se active nuevamente. Aunque la mayoría de los estudios indican, que las reactivaciones son causadas ​​por el padecimiento de otra enfermedad, situaciones de estrés, stres post traumático, entre otras.

En algunos casos, los brotes se pueden relacionar con exposición a la luz solar o a frio intenso.

Los brotes de herpes genital a menudo no son predecibles por lo que no se puede realizar un tratamiento para el herpes genital “preventivo”.

Diagnosticar el herpes genital


Debido a que a menudo las llagas genitales no son visibles a simple vista, un médico o especialista debe realizar estudios de laboratorio para confirmar los síntomas del herpes genital.

Un análisis de sangre no puede decirnos si una persona puede infectar a otras con el virus del herpes. Sin embargo, puede demostrar si una persona se ha infectado con VHS virus.

También hay nuevas pruebas de sangre que puede decir si una persona se ha infectado con VHS virus tipo1 o tipo 2.

Tratamiento para el herpes genital


Durante un brote de herpes, ya sea el primer episodio o una repetición, debes seguir un adecuado tratamiento para el herpes genital ya que esto acelerará la curación y evitará la propagación de la infección a otras partes del cuerpo u otras personas.
Estos son algunos aspectos que debes tener en cuenta durante tu tratamiento para el herpes genital:

  • Mantén el área infectada limpia y seca para prevenir infecciones en otras partes del cuerpo.
  • Trata de evitar tocar las llagas.
  • Lávese las manos abundantemente para evitar propagar el virus. lave las manos
  • Evite el contacto sexual desde el momento en que aparezcan los primeros síntomas del herpes genital hasta que las úlceras se curan totalmente, es decir, la costra se haya caído y la piel nueva se haya regenerado.

Si bien existen muchísimos remedios naturales y caseros que puedes usar para tratar el herpes genital, lo más sensato es que acudas a un médico para que te confirme el diagnóstico y recete el medicamento más adecuado para tu caso en particular.

De todos modos en los siguientes post puedes ver:

Remedios más comunes para tratar el herpes genital o Remedios caseros para curar el herpes.

El herpes genital en las mujeres


En general, las infecciones por herpes genital no causan mayores complicaciones en personas adultas.

Sin embargo, en algunas personas con el sistema inmunológico debilitado, los episodios de herpes genital pueden durar mucho tiempo y ser excepcionalmente graves (el sistema inmunológico es quien combate los invasores extraños, como los virus).

herpes y embarazoSi una mujer tiene su primer episodio de herpes genital durante el embarazo, puede transmitir el virus a su hijo por nacer y provocar un parto prematuro.

Un alto porcentaje de los bebés infectados con herpes pueden sufrir daños en su sistema nervioso.

Un bebé nacido con herpes puede desarrollar problemas graves que pueden afectar el cerebro, la piel o los ojos.

Si los bebés nacidos con herpes se curan inmediatamente con un tratamiento para el herpes genital, las posibilidades de una vida saludable incrementan.

Por lo tanto, si usted está embarazada e infectada con herpes genital, debe permanecer en estrecho contacto con su médico antes, durante y después de que nazca su bebé.

Si una mujer embarazada tiene un brote de herpes genital y no es el primero, el riesgo del bebé de infección durante el parto es muy baja.

Si una mujer está teniendo un brote durante el parto y hay lesiones herpéticas en o cerca del canal de parto, el médico debería practicar una cesárea para proteger al bebé.

La mayoría de las mujeres con herpes genital, sin embargo, no tiene signos de infección activa por el virus durante este tiempo pudiendo tener un parto normal.

Tratamiento para el herpes genital – Conclusión


Si la persona tiene signos tempranos de un brote de herpes o ampollas genitales visibles, no debe tener relaciones sexuales o sexo oral hasta completar el tratamiento para el herpes genital y los síntomas se hayan ido y las llagas hayan sanado completamente.

Si tienes un brote de herpes genital, el uso de preservativos durante las relaciones sexuales puede ofrecer cierta protección contra el virus, aunque dicha protección no es total ni mucho menos.

Si te han diagnosticado herpes y sientes síntomas en tus áreas genitales, debes pensar en realizar cuanto antes (si ya no lo has hecho) un tratamiento para el herpes genital.

Esto es vital para minimizar el brote, su tiempo de duración y porque lograrás que las recurrencias sean cada vez más distanciadas y débiles.

Si te resultó útil esta información, siéntete libre de compartirla con quien desees o creas pueda serle de utilidad.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.